LA CIUDAD QUE HABITO

LA CIUDAD QUE HABITO

domingo, 30 de noviembre de 2014

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Con sabor africano (versión)





Un viaje 2008 con la ONG Campamentos Solidarios me llevo a conocer una pequeña parte del África que me cautivó y recordaré siempre.

Senegal y Gambia fueron los destinos de este viaje, que me descubrió un mundo lleno de color, gentes amables y un estilo de vida propio, con sus aldeas y poblados en las orillas de los ríos. 

Recuerdo también la alegría sus niños, niñas y jóvenes, de los que dependerá el futuro de este gran continente, primero explotado y después olvidado por las sociedades más "prósperas y avanzadas".

Las distintas experiencias vividas y el contexto solidario del viaje, hicieron del mismo toda una experiencia vital.



domingo, 16 de noviembre de 2014

Miradas



 Imagen M4


Cuando salimos a la ciudad e interactuamos con los demás habitantes, podemos encontrarnos con todo tipo de personas, a las que podremos "identificar" por su mirada, sobre todo si se cruza con la nuestra. Aunque debes tener cuidado de a quien miras, hay gente que te puede decir ¿qué estás mirando? ¿tienes algún problema?

Hay miradas amables, miradas serias, comprometedoras..., incluso las hay indeterminadas e inquietantes y, todas ellas, reflejan algo de la esencia del habitante.

Me gustaría una Gran Ciudad en la que se pudiera mirar en libertad, con respeto siempre, pero sin tener que poner en riesgo tu vida o tu integridad física. Me vienen a la mente algunos casos aparecidos en los medios y las estadísticas de los fotógrafos fallecidos en muchas partes del mundo donde uno tiene que tener cuidado de donde y a quien mira.


Imagen M5



¿Por qué lo haces tu?






domingo, 9 de noviembre de 2014

Fragmentos



Imagen M9


Muchos años en la ciudad, los lugares, los recuerdos, la gente..., todo ello forma parte de quien soy ahora, y creo que soy mejor de lo que fui, debe ser la madurez, aunque vete tú a saber...


domingo, 2 de noviembre de 2014

La fauna



 Imagen M6


La fauna es muy variada, y su presencia tiene que ver con la hora del día en la que nos encontremos.

Por ejemplo, es fácil encontrarse con la temida "Araña del Hielo", especialmente al atardecer y durante las primeras horas de la noche, son fáciles de reconocer y se las ve venir.

En cambio hay otros depredadores que pululan a sus anchas, amparados en la vorágine de la ciudad y el manto oscuro creado artificialmente para amamantar a las masas...